Alza la Voz AdMenu

Los afiliados al PAMI dicen que sufren un calvario antes de llegar al médico

Desde hace un mes, el organismo decidió que afiliados ya no pueden elegir al especialista para que los atienda. Se hicieron 35 denuncias contra la institución en la Defensoría del Pueblo y otras tantas en el Inadi. Imposición del profesional.

pami

“Yo tenía mi flebólogo desde hace años. El me conocía bien, me comprendía y hasta me regalaba muestras gratis, porque los remedios son muy caros y mi jubilación de ama de casa es de apenas $ 642. Pero ahora el PAMI nos impone el médico que se le antoja, nos dice a qué sanatorio tenemos que ir y en qué laboratorio debemos hacernos los análisis. ¡Nos tratan como a muebles viejos, nos tienen de aquí para allá sin explicarnos nada!”. A Berta Correa se le llenan los ojos de lágrimas mientras dice esto. Se toma la cabeza con las manos y comienza a tambalearse. Alguien le acerca una silla. La empleada del sanatorio que le tocó trata de explicarle cómo funciona el nuevo sistema. Es en vano. Ella lo único que quiere es que la dejen seguir siendo paciente del médico que eligió hace muchos años.

Desde hace un mes, PAMI implementó un nuevo esquema de prestaciones en la atención secundaria. La obra social no renovó el convenio con el Colegio Médico y acordó con 19 sanatorios, donde se atiende la salud de 126.000 afiliados. Cada uno tiene asignada una clínica, con especialistas propios o contratados que atienden en otra institución, a donde deben dirigirse los pacientes si son derivados.

“Después de Dios, a mi médico le debo la vida. El me operó de un tumor en la cabeza en el sanatorio Rivadavia (no está en la lista del PAMI). ¿Dónde encuentro un neurocirujano igual?”, se lamenta Benito Orlando Díaz, esposo de Berta y autor de dos de las 35 denuncias por este tema que hay en la Defensoría del Pueblo. La misma cantidad se recibieron en el Inadi.

“Ni siquiera nos dan una cartilla explicativa Tuve una hemorragia severa intestinal y me fui a la médica de cabecera, pero ella estaba desbordada de pacientes. Después de dos horas de espera, la secretaria me asignó un gastroenterólogo en Cimsa. Pero ahí también había muchos pacientes. Me fui a Luz Médica (que también es de PAMI) donde me atendieron muy bien, aun sin orden. Más allá de la buena acción de estos profesionales, cualquier médico debería atender a los jubilados porque aportamos cifras millonarias”, cuenta Eduardo Romagnoli.

Arturo Sánchez está en la nebulosa. “Desde hace un mes estoy en tratamiento con un urólogo y me siento muy conforme. El PAMI me va a subsidiar los remedios. Pero no sé que va a pasar después, porque mi médico dejó de pertenecer al PAMI”, cuenta con angustia. En un sanatorio de Marcos Paz al 900, Ramona Lobo recibe la siguiente respuesta: “aquí no atendemos Psiquiatría ni Oftalmología ni Odontología. PAMI tiene sus propios prestadores”.

Por las escaleras, va subiendo con dificultad Gregoria Castillo. “La doctora del hogar San Roque, donde vivo, dice que no me puede hacer tantos pedidos de interconsulta. ¡Pero es que yo tengo muchas enfermedades!”, se queja.

Berta Correa concurre a cinco especialistas: oftalmólogo, psiquiatra, dermatólogo, flebólogo y traumatólogo. Se promete a sí misma que luchará hasta el final para no cambiar de médico. Habla con el gerente del sanatorio y después se va al PAMI central. De ahí vuelve con un asesor y acuerda lo que es para ella “una solución a medias”: podrá seguir con el mismo médico pero solo hasta concluir el tratamiento.

Fuente: La Gaceta

PinterestLinkedInFacebookGoogle+Bookmark/FavoritesEmailPrintFriendlyMarcador
Dejar un comentario

por favor ingrese su Nombre

Su email es requerido

Por favor ingrese un email valido

Una cuenta de email es requerida

Escriba su mensaje

Bureau de Salud © 2014 All Rights Reserved

Bureau de Salud no tiene responsabilidad alguna sobre el contenido de las notas en cada una de ellas se cita la fuente que la emite. Todo contenido publicado en el Bureau de salud no sustituye a la consulta médica.

Desarrollado por linkingSimona y Segmento Consultora

Powered by WordPress