Se realizará el primer Congreso Nacional de Pacientes con Alergia Alimentaria

La anafilaxia o edema de glotis es un cuadro que puede desencadenarse como consecuencia de la reacción del organismo frente al ingreso de un agente externo —en este caso un alimento—, como el maní, los huevos, el maíz, los frutos secos o los mariscos. Un estudio realizado en España relacionó el aumento de la incidencia de reacciones alérgicas con la ingesta frecuente de hamburguesas.

bigxtra
El sésamo puede ser un disparador de la alergia alimentaria.

Conocer a fondo el problema de la alergia alimentaria es el objetivo del I Congreso Nacional de Pacientes con Alergia Alimentaria que se realizará el 23 de octubre en el Hospital Universitario Austral. Además, los días 6 de julio, 10 de agosto y 7 de septiembre se realizarán talleres gratuitos para brindar información útil a médicos, personal de la industria alimenticia, los educadores y sobre todo a quienes sufren este problema y sus familiares.

Desde asma, rinitis, cólicos y vómitos, hasta la temible anafilaxis o edema de glotis, son variados los cuadros alérgicos que puede disparar un alimento. “Si bien en cada uno las reacciones son diferentes, la anafilaxia constituye la más severa. Se caracteriza por el enrojecimiento de la piel, la presencia de ahogos y mareos (como consecuencia del súbito descenso de la presión arterial), y en algunos casos síntomas cutáneos”, explicó el Dr. Gustavo Marino, jefe del Servicio de Alergia e Imnunología del Hospital Universitario Austral (HUA).

¿Cuáles son los alimentos que podrían ser identificados como “peligrosos”? “Los mariscos, el maní, el maíz, la leche, la soja, los frutos secos y los huevos son algunos de los más problemáticos. No obstante, aunque evitemos estas comidas, siempre existe la posibilidad de ingerirlas sin saberlo, en alguna preparación. Por esto, es fundamental capacitar y brindar información a las personas alérgicas, sus familiares, los médicos y los docentes, para saber cómo actuar ante una crisis”, refirió el Dr. Marino.

Peor aún: hay alimentos que no cuentan con la “etiqueta de peligrosos” y que pueden generar una reacción. Entre estos figuran las hamburguesas. Este alimento calificado tantas veces como “comida chatarra” posee una contrariedad más: de acuerdo con un estudio español publicado en Thorax, comer tres o más hamburguesas a la semana eleva el riesgo de sufrir asma, una de las manifestaciones de la alergia.
“Lo de las hamburguesas debería tenerse en cuenta más como un indicador que como un factor de riesgo, aunque obviamente existen casos. De hecho, he tratado pacientes con alergia grave o anafilaxia como consecuencia del consumo de hamburguesas, principalmente por la ingesta de semillas de sésamo”, opinó el especialista.

Cómo actuar en una emergencia
Es imposible identificar la gravedad que tendrá una reacción alérgica de antemano, dado que se asemeja mucho a un accidente de tránsito en el cual, como explicó Marino, el objetivo es “no chocar y, en caso que eso ocurra, tener los medios a mano para evitar la contingencia”.

“Nuestro objetivo consiste en identificar a las personas alérgicas y al mismo tiempo capacitarlas para que sepan actuar frente a una situación, aplicándose adrenalina mediante el auto-inyector Epipen, capaz de controlar las reacciones más graves”, detalló el alergólogo.

Luego de esta primera medida de emergencia, es importante dirigirse a una Guardia en la cual el personal pueda poner en marcha otros estudios, siempre basándose en el relato del paciente o su familia acerca de todo lo que ingirió en las 24 horas previas. “De la minuciosidad de esos datos se extraerá a qué es alérgica la persona, información que será fundamental para la consulta con un médico alergólogo, medida de rigor una vez superada la crisis”, finalizó el médico.

¿Alergia al látex?
Entre los alimentos peligrosos suele incluirse al látex, dado que sus proteínas son compartidas por un grupo de alimentos que reciben la denominación “Síndrome látex fruta”. Esto significa que si un paciente tiene alergia al látex también puede presentar susceptibilidad a, por ejemplo, el kiwi, la papa, la banana, etc. La seriedad de estos cuadros es tal que en el HUA existe un quirófano especialmente preparado para operar pacientes alérgicos al látex.

Aprender de las vidas de otros
“La relación médico-paciente es ‘uno a uno’, pero a veces gran parte de la población no puede acceder a la asistencia o, cuando finalmente visita al profesional, este no dispone del tiempo ni de los medios necesarios o más adecuados para trabajar sobre la capacitación. Así surgió la idea de realizar un Congreso de Pacientes —continuó el Dr. Marino—. El objetivo es generar un espacio donde las personas se ayuden entre sí y se reúnan en grupos coordinados por profesionales”.

Al ser las alergias enfermedades que dependen de la exposición a una sustancia llamada alergeno, su mejoría e inclusive remisión está relacionada en muchos casos con la habilidad que adquiere una persona para evitar ese factor.

“Estas habilidades no son otra cosa que la suma de experiencias personales; por esto, nada mejor que un paciente que sufre la patología en carne propia para que le cuente a otro qué le sucede y cómo lo soluciona”, concluyó el Dr. Marino.

Dejar un comentario

por favor ingrese su Nombre

Su email es requerido

Por favor ingrese un email valido

Una cuenta de email es requerida

Escriba su mensaje

Bureau de Salud © 2014 All Rights Reserved

Bureau de Salud no tiene responsabilidad alguna sobre el contenido de las notas en cada una de ellas se cita la fuente que la emite. Todo contenido publicado en el Bureau de salud no sustituye a la consulta médica.

Desarrollado por linkingSimona y Segmento Consultora

Powered by WordPress