La medicina privada gana clientes en las empresas

  • Las compañías que ofrecen a sus empleados pólizas de salud aumentan en Asturias
  • Las sociedades reducen así las bajas laborales y obtienen beneficios fiscales

Las grandes aseguradoras de salud capean la crisis económica en Asturias. Las principales compañías no sólo no pierden clientes, sino que incluso los ganan. Las aseguradoras han buscado y encontrado oportunidades de negocio a través de las empresas. Cada vez son más las compañías que regalan a sus trabajadores una póliza de salud como alternativa, por ejemplo, a una subida de sueldos.

LA VOZ ha pulsado la opinión de Igualatorio Médico Quirúrgico, DKV y Mapfre. Las tres compañías dibujan un patrón muy similar en la evolución del aseguramiento privado que se puede resumir en tres puntos. Primero, las familias que tenían suscritas pólizas privadas han decidido mantenerlas pese a la crisis. Segundo, las aseguradoras han incrementado sus pólizas VIP, aquellas que permiten, por ejemplo, tratamientos en clínicas de primerísimo nivel. Y, tercero, y quizá más curioso, las proveedoras de salud privadas han logrado colarse en las empresas para facilitar pólizas a sus trabajadores. Es algo relativamente nuevo en España, y más en Asturias, pero muy frecuente en Estados Unidos. Las empresas premian a sus trabajadores con seguros privados y, a cambio, consiguen fidelizarlos, reducen las bajas laborales y obtienen beneficios fiscales.

Pablo Hernández, director gerente de Igualatorio Médico Quirúrgico en Asturias, afirma que el aseguramiento privado vive una época de estabilidad en el Principado. “Las pólizas están estancadas en las familias, pero en las empresas se observa un ligero incremento”, indica. Hernández subraya, por ejemplo, que compañías como Asturfeito, Adarsa, La Caixa o Carrefour cuentan ya con este modelo de aseguramiento privado para sus empleados. “Es una forma de premiar a sus trabajadores”, señala el gerente de Igualatorio Médico Quirúrgico.

Benigno Tomé, director de sucursales de DKV en Asturias, refrenda esta tesis. Recuerda, además, que las pólizas que contratan las empresas para sus trabajadores conllevan una desgravación en el impuesto de sociedades de 500 euros por trabajador. Tomé señala que este modelo había comenzado con éxito antes de la crisis pero indica que tampoco es ajeno a ella, fundamentalmente, porque hay empresas que están cerrando.

El director de sucursales de DKW aporta otros dos datos que avalan el aumento de los seguros colectivos. De un lado, afirma, está creciendo la demanda de pólizas de seguros para expatriados. Las sucriben empresas que tienen negocios fuera de España, que desplazan a sus trabajadores a destinos en ocasiones con sistemas de salud deficitarios y que, por lo tanto, se ven obligadas a costear seguros privados. De otro lado, Tomé afirma también que está en aumento el aseguramiento privado entre funcionarios. Los empleados públicos tienen la oportunidad de elegir entre el sistema público de salud o el privado. Pese a la enorme fuerza de la medicina pública en Asturias, las aseguradoras han notado que los funcionarios se decantan más todavía en los últimos años por la medicina privada. “Con las listas de espera –señala Benigno Tomé– la gente busca agilidad y la rapidez sólo te la da la medicina privada”.

La aseguradora Mapfre comparte la opinión. Su departamento de comunicación afirma que en los últimos años está aumentado en el ámbito empresarial la puesta en marcha de los llamados planes de compensación flexible . Los empleados pueden elegir y acordar con la entidad la parte del salario que desean percibir en beneficios sociales. En el caso concreto de los seguros de salud, según Mapfre, tanto las empresas como sus trabajadores coinciden en las ventajas de este modelo. El empresario fortalece el concepto de beneficio social corporativo y, además, apuntan desde Mapfre, la “rapidez y eficacia” de la medicina privada repercute en una reducción de las bajas laborales.

Florentino Bango, presidente del Colegio Oficial de Mediadores de Seguros de Asturias, afirma que la contratación de pólizas privadas no se ha resentido pese a la crisis. Bango apunta, aún así, la cartera de clientes de Asturias es muy inferior a la media nacional, sobre todo, porque la medicina pública sigue dando mucha calidad en el Principado. “En Madrid o Barcelona, todo el mundo de nivel medio tiene un seguro privado”, indica. Bango constata, con todo, que aumentan las pólizas VIP que ofrecen asistencia en la Clínica de Navarra o en el Instituto Dexeus.

fuente: La voz de Asturias

PinterestLinkedInFacebookGoogle+Bookmark/FavoritesEmailPrintFriendlyMarcador
Dejar un comentario

por favor ingrese su Nombre

Su email es requerido

Por favor ingrese un email valido

Una cuenta de email es requerida

Escriba su mensaje

Bureau de Salud © 2014 All Rights Reserved

Bureau de Salud no tiene responsabilidad alguna sobre el contenido de las notas en cada una de ellas se cita la fuente que la emite. Todo contenido publicado en el Bureau de salud no sustituye a la consulta médica.

Desarrollado por linkingSimona y Segmento Consultora

Powered by WordPress