Cobertura de los gastos de salud en la vejez a cargo de los distintos efectores del Sistema


Por Dra. Silvina Cotignola, Abogada Especializada en Discapacidad y Familia
smlcoti@ciudad.com.ar

Amigos… tarde o temprano todos los seres humanos, si nuestra salud nos lo permite, tendremos la posibilidad de llegar a ese estadío de la vida, es decir la vejez, que comienza cuando se inicia la llamada 3º edad. Ciertamente esta etapa por causas naturales, por el mero transcurso del tiempo, trae aparejada o suele asociarse con el padecimiento de alguna clase de discapacidad o limitación. Es por ello que nuestra Constitución les garantiza a quienes sufren una discapacidad, como consecuencia de la vejez en este caso, la cobertura del 100% de los tratamientos necesarios para poder neutralizarla y, asimismo, el derecho a poder reclamar los gastos que se hubieren efectuado en su lucha, a los distintos efectores de salud obligados por ley. Esto significa que todos los habitantes de nuestro país gozamos del derecho a tener las mismas posibilidades para alcanzar los mismos niveles de salud.

Vale señalar que existe un gran desconocimiento que tanto el estado, las obras sociales como las empresas de medicina prepaga, se encuentran obligadas a tener que cubrir el 100 % sin limitación temporal, los tratamientos de enfermedades crónicas, así como aquellas situaciones que lleven a los afiliados tanto de las prepagas como de las obras sociales a padecer una desventaja o discapacidad respecto del resto de sus congéneres. En tal sentido, no reviste demasiada importancia saber si esa situación de desventaja obedece a una enfermedad congénita, adquirida, a un accidente o producida simplemente por el paso del tiempo como es en este caso, el de la vejez. También resulta indiferente si la persona se encontrare en una condición de desventaja a causa de una conducta o situación que podría de algún modo haberse prevenido, como son los supuestos de los adictos como así también los de obesidad crónica o aquellos que padezcan una discapacidad como consecuencia de haber sufrido un accidente en el que fueran culpables.

Es importante aclarar ¿qué se entiende por tratamiento? Éste no solo comprende el costo de los medicamentos, sino también el coste del uso de cualquier medio asistencial disponible tales como enfermería, aún en el caso que esta fuere domiciliaria, atención medica e instrumental de todo tipo entre ellos: camas ortopédicas, sillas, bastones, bomba de infusión de insulina etc., internaciones geriátricas, atención psicológica, enseñanza diferencial así como también todo otro tipo de tratamiento destinado a brindar al paciente una mejor calidad de vida.

Debe quedarnos perfectamente claro que no puede hacerse un listado de todas las enfermedades cubiertas por los distintos efectores del sistema de salud, porque la ley lo que protege es a la salud, no a quienes sufren una enfermedad determinada. En síntesis, lo que en definitiva la ley pretende es evitar la desigualdad en el sentido de que algunos habitantes para tener una salud de mejor calidad puedan acceder a algo que otros individuos no puedan. Específicamente en el caso de la senectud, en cuanto a los tratamientos que necesita, por ejemplo asistencia domiciliaria o kinesiológica, deben ser concretamente cubiertos por los diferentes obligados por ley. Cuenta de ello nos dan algunos precedentes judiciales, en los cuales se ha condenado a obras sociales e incluso a empresas de medicina prepaga a pagar el 100% del servicio de asistencia domiciliaria o enfermería a personas de avanzada edad. No existe diferencia legal entre las empresas o entidades que prestan servicios de medicina prepaga y las obras sociales a la hora de tener que brindar coberturas prestacionales.

Es dable destacar que las empresas de medicina prepaga no pueden dar de baja unilateralmente a un afiliado cuando aquel extingue su vínculo laboral que lo unía a su empleador, ni a la obra social por cuyo intermedio la prepaga era prestadora. La posterior baja del servicio, obligará a la prepaga a conservar la afiliación en forma directa, aun cuando se tratare de un portador de SIDA.

Es primordial que tanto los parientes, amigos como el mismísimo paciente sepan que pueden reclamar y en tal caso obtener por vía de reintegro de los distintos efectores de salud, todo lo que hubieren abonado para la atención sea bajo el carácter de enfermería, internación, intervención quirúrgica de urgencia, prótesis que se implantaren a un afiliado, aun cuando aquellos no hayan sido realizados por un instituto o profesionales de su propia cartilla o careciendo de previa autorización.

Por todo lo antedicho debemos entonces comprender que la vejez es también considerada una discapacidad, que obligará a las prepagas u obras sociales a tener que proveerles una cobertura del 100% a los ancianos, sin límites de tiempo, de todos los medios suficientes que les permita sobrellevarla del mejor modo posible.

Importante es conocer que tanto el paciente como sus familiares, tienen derecho a poder elegir un lugar de internación como asimismo los tratamientos adecuados a las necesidades físicas y familiares de cada abuelo, que contemple básicamente la cercanía de sus parientes y el ambiente social mas propicio. El derecho del anciano no se limita solo a evitar que se muera de inanición o por falta de atención médica. El anciano tiene derecho a obtener para si el mejor ambiente físico, social y familiar de contención, que lo ayude a sobrevivir del mejor modo posible, el ocaso de su vida. En consecuencia tendrá derecho a contar con asistencia cultural, entretenimientos, asistencia kinesiológica. Podrá obtenr dichas prestaciones dentro del ámbito de un geriátrico, pero también fuera de él, a tenor de su propio perfil. Por ello, puede recurrir sin ningún tipo de duda a la asistencia de enfermería domiciliaria, que convertirá su hogar en el medio más adecuado para que sobrelleve en él, del mejor modo posible y con la asistencia de personal capacitado lo que le resta de su vida. Por provisión de asistencia domiciliaria debe entenderse el suministro de dos enfermeras que se turnen para la atención constante del anciano, con capacidad suficiente y diferenciada si el paciente necesita tratamientos invasivos como por ejemplo la aplicación de inyecciones. También está incluida en estos servicios la provisión de pañales.

Amigos…estoy absolutamente convencida que el derecho a la salud, también incluye el derecho de todos los habitantes a no sufrir discriminaciones económicas que impidan a algunos acceder a medicamentos o tratamientos cuyo costo supera sus propias posibilidades. Por ello la ley le reconoce a este grupo etáreo el derecho a obtener el 100 % de cobertura del costo de aquellas prestaciones que fueren imprescindibles para su mejor calidad y conservación de vida. Pues entonces, la regla debiera ser que ningún habitante sea privado de su derecho a gozar de la mejor salud posible, por factores netamente económicos. Por ello sigo invitándolos a “EJERCER SUS DERECHOS PORQUE SU REAL EJERCICIO NO CONSTITUYE MEROS PRIVILEGIOS”.

Fuente: La Autentica Defensa

0 comentariosIngrese en suyo
  1. hola, doctora. tengo un hijo discapascitado de 19 años es necesario hacerle la curatela porque no cuento con los medios necesarios y si no le hago la curatela puedo perder la pension un abrazo

  2. doctra silvina necesito comunicarme con usted por que no se como haser yo tengo 21 años y mi papa cobra un salario por hijo discasitado que soy yo..yo qyuisiera tramitar una pension por discapacidad y no se si pierda lo anterior y mi obra social que es fundamental para mi.. y si fuera asi que requisitos tengo que tener

  3. quisiera tener una entrevista con usted o un colaborador para asesorar ya que mi padre esta acargo de una persona con discapacidad desde ya muchas gracias y espero su respuesta.

  4. Pensar que en Japon los abuelos son poco menos que venerados,y aqui una molestia!

Dejar un comentario

por favor ingrese su Nombre

Su email es requerido

Por favor ingrese un email valido

Una cuenta de email es requerida

Escriba su mensaje

Bureau de Salud © 2014 All Rights Reserved

Bureau de Salud no tiene responsabilidad alguna sobre el contenido de las notas en cada una de ellas se cita la fuente que la emite. Todo contenido publicado en el Bureau de salud no sustituye a la consulta médica.

Desarrollado por linkingSimona y Segmento Consultora

Powered by WordPress